viernes, 3 de julio de 2009

GOMBROWICZIDAS: WITOLD GOMBROWICZ Y LEONARDO DA VINCI


JUAN CARLOS GÓMEZ GOMBROWICZIDAS

WITOLD GOMBROWICZ Y LEONARDO DA VINCI

El código postal, el código genético y el código da Vinci son conjuntos de características estructurales que facilitan la clasificación y posterior identificación de elementos ocultos o caóticos de modo que yo orienté mi búsqueda en el código literario recién descubierto por mí a un instrumento de tonalidad ligera y burlona.
La sonrisa de Leonardo da Vinci se divierte y se deleita con un juego prohibido, con lo que duele, es un producto de una sensibilidad archinteligente que se convierte en un pecado porque se burla del sufrimiento.
Los registros altos del divino Leonardo da Vinci se le aparecen a Gombrowicz como una especie de farsa, como una broma extraña que se divierte con el dolor en el mismísimo infierno.

En las ocasiones en las que le preguntaban a Gombrowicz si había leído tal o cual libro para indagar en cuánto de completos eran sus conocimientos, siempre respondía que debíamos suponer que él había leído todo. Yo nunca lo vi comprar un libro, no tenía plata para comprarlos.
A veces se lamentaba de no disponer de los libros más actuales para escribir sobre ellos en sus diarios, y como no era un hombre de ir a las bibliotecas ni a los centros culturales leía sólo lo que le prestaban.
Leonardo da Vinci es un personaje histórico que tiene para Gombrowicz el atractivo de ser archinteligente y de conocimientos completos, unas cualidades que debieron ejercer sobre él una enorme sugestión en su juventud.

Leonardo da Vinci, arquitecto, escultor, pintor, inventor, músico, ingeniero y el hombre más representativo del Renacimiento, es considerado como uno de los más grandes pintores de todos los tiempos y la persona con más variados talentos de toda la historia de la humanidad..
“Leonardo se revela grande sobre todo como pintor. Regular y perfectamente formado, parecía, en las comparaciones de la humanidad común, un ejemplar ideal de ésta. Del mismo modo que la claridad y la perspicacia de la vista se reflejan más apropiadamente en el intelecto, así la claridad y la inteligencia eran propias del artista. No se abandonó nunca al último impulso de su propio talento originario e incomparable y, frenando todo impulso espontáneo y casual, quiso que todo fuese meditado una y otra vez (...)”

“Siempre atento a la naturaleza, consultándola sin tregua, no se imita jamás a sí mismo; el más docto de los maestros es también el más ingenuo, y ninguno de sus dos émulos, Miguel Ángel y Rafael, merece tanto como él ese elogio”
El interés por Leonardo nunca se ha satisfecho. Las multitudes aún hacen cola por ver sus obras.
Sus dibujos más famosos se divulgan en camisetas, y los escritores actuales, siguen maravillándose de su genio y especulan sobre su vida privada y, particularmente, sobre lo que alguien tan inteligente pensaba realmente. La archiinteligencia, los conocimientos completos y el humanismo eran cuestiones que subyugaban su conciencia, por lo tanto Leonardo da Vinci debió ser en su juventud algo así como el Norte de Gombrowicz.

“Un libro particular. Jamás he leído algo parecido, y particularmente tan excitante, ‘Panorama de las ideas contemporáneas’, de Gaëtan Picon. Hacía tiempo que no me sumergía con tanto entusiasmo en un libro como en estas setecientas páginas llenas de las ideas más nuevas surgidas en estas últimas décadas. Filosofía y ciencias sociales, arte y religión, física y matemáticas, historia y psicología, pero también filosofía de la historia, así como los problemas políticos y el humanismo contemporáneo (...)”
“El volumen abarca las principales disciplinas de la ciencia, aunque no ofreciendo un escueto resumen sino fragmento de las obras más representativas. Es una especie de antología en la que la filosofía de la historia, por ejemplo, está representada por textos escogidos de Dilthey, Lenin, Trotski, Jaurès, Berdiaiev, Spengler, Toynbee, Croce, Aron, Jaspers, y la teoría de los cuantos y los problemas relacionados con ella por Broglie, Bohr, Einstein (...)”

“No se encontrará en él un comentario exhaustivo, pero ¡qué introducción al estilo de la ciencia de hoy, a su tono, su temperamento, su carácter (pues a veces tengo la sensación de que la ciencia es una persona), sus costumbres! Es como si escucharas una reunión en la que unos sabios tomasen la palabra por turno; qué oportunidad para escuchar atentamente su manera de hablar...”
Los de la barra del café Rex, creíamos realmente que Gombrowicz dominaba con amplitud las teorías de la física moderna y la filosofía, especialmente las ideas referidas al marxismo y al existencialismo. Gombrowicz no sabía nada del cálculo diferencial, ni de tensores, ni de conceptos aún más elementales como, por ejemplo, los logaritmos o el teorema de Pitágoras.

Pero una cosa son los logaritmos y el teorema de Pitágiras, y otra muy distinta las concepciones generales de la mecánica cuántica y de la relatividad en las que Gombrowicz se empezó a manejar con soltura y a un nivel alto después de la lectura provechosa que había hecho de “Panorama de las ideas contemporáneas” un libro de Gäetan Picon.
El conocimiento sistemático de la filosofía no le venía de una ciencia infusa, le venía de una lectura muy provechosa: “Lecciones preliminares de filosofía”.
Este libro que se había hecho famoso en la Argentina de aquellos tiempos escrito sobre la base de unos cursos que había dictado un español, Manuel García Morente, en la universidad de Tucumán.

Eran tan claras las exposiciones de Morente que Gombrowicz, en una época en la que yo todavía no lo conocía, le comentaba a sus amigos que la filosofía se había acabado. En ese libro se entendía todo, ya no existía ningún misterio desde Platon a Husserl, de lo que se puede inferir que para Gombrowicz la jerarquía de la filosofía era directamente proporcional a la dificultad que uno tiene para comprenderla.
Respecto a la física a él le gustaba referirse especialmente a la teoría corpuscular ondulatoria de Louis de Broglie, quizás porque pertenecía a una familia de la nobleza francesa. Cuando lo conocí iba en camino de convertirme en un físico-matemático, unos conocimientos que me sirvieron para adquirir un cierto prestigio en la barra del café Rex.

Le explicaba a Gombrowicz lo que era un logaritmo, a Acevedo le calculaba la velocidad que debía tener una pelota para que girara alrededor de la tierra a un metro de altura sin caerse, al Alemán le demostraba por qué la raíz de dos no es un número racional.
Estas cuestiones tan elementales entre los alumnos de mi facultad me ayudaron a mantenerme en pie en los primeros tiempos de mis aventuras gombrowiczidas. Las relaciones de Gombrowicz con la ciencia no eran, sin embargo, tan tranquilas como pudiera parecer a primera vista. Los científicos eran para Gombrowicz unos especialistas que manipulan nuestros genes, se inmiscuyen en nuestros sueños, modifican el cosmos y manosean nuestros órganos íntimos.

La ciencia tiene un carácter abominable, es como un cuerpo extraño introducido en la razón, que la razón lleva como una carga con el sudor de su frente. Es como un veneno, y cuanto más débil es la razón tantos menos antídotos encuentra y tanto más fácilmente sucumbe. Los diarios que escribe Gombrowicz en las postrimerías del año 1961 tienen un pasaje de género ligero y fantástico que caracteriza la lucha entre la ciencia y el arte haciéndole crecer a un hombre una segunda cabeza en el trasero mediante un procedimiento científico.
“(...) al verlo pierdes la cabeza y ya no sabes cuál de esas cabezas es tu cabeza verdadera; no te quedará más remedio que gritar de horror, de rebeldía, de protesta, de desesperación...¡gritar que no estás de acuerdo! Ese grito encontrará a su poeta... y atestiguará que sigues siendo todavía el que eras ayer (...)”

Existen dos blasfemias de Gombrowicz que han dado la vuelta al mundo, una la pronuncia contra Polonia en “Transatlántico” y otra la pronuncia en el “Diario” contra la ciencia.
“Y si a Sócrates se le hubiera aparecido Casandra con la siguiente profecía: –¡Oh, mortales! ¡Oh, estirpe humana! Mas os valdría no alcanzar a ver el lejano futuro que será diligente, escrupuloso, laborioso, liso, llano, miserable (...) Ojalá las mujeres dejasen de parir, pues todo lo que nazca nacerá al revés: la grandeza engendrará la pequeñez, la fuerza la debilidad, y de vuestra razón procederá vuestra estupidez. ¡Oh, ojalá las mujeres diesen muerte a sus recién nacidos...!, porque tendréis funcionarios por jefes y héroes, y los buenazos serán vuestros titanes. Se os privará de belleza, de pasión y de placer (...)”

“Os esperan tiempos fríos, tediosos y secos. Y todo eso será obra de vuestra propia Sabiduría, que se despegará de vosotros y se volverá incomprensible y feroz. ¡Y ni siquiera podréis llorar, puesto que vuestra desgracia estará ocurriendo fuera de vosotros! (...) ¿Será esto una blasfemia contra nuestro Supremo Hacedor? ¿Nuestro Creador de hoy? (Naturalmente me estoy refiriendo a la ciencia) (...) ¡Quién se atrevería! También yo me postro ante la más joven de las Fuerzas Creativas, también yo me prosterno, hosanna, pues esta profecía canta precisamente al triunfo de la omnipotente Minerva sobre su enemigo, el hombre”
El humanismo es la otra cualidad que Gombrowicz admiraba en Leonardo da Vinci, pero su propio humanismo quedó puesto en tela de juicio cuando recibió el Premio Internacional de Literatura.

“El crítico francés Michel Mohrt, al defender mi candidatura en su magnífica intervención en la sesión del jurado, dijo entre otras cosas: ‘En la creación de este escritor hay un secreto que yo quisiera conocer, no sé, tal vez es homosexual, tal vez impotente, tal vez onanista, en todo caso tiene algo de bastardo y no me extrañaría nada que se entregara a escondidas a orgías al estilo del rey Ubú’. Esta perspicaz interpretación de mis obras y de mi persona, de acuerdo con el mejor estilo francés, fue pregonada con bombos y platillos por la radio y la prensa internacional y, en consecuencia, los jóvenes que se reúnen en la plazoleta de Vence al verme pasar comentan por lo bajo: –Mirad, es ese viejo bastardo, impotente y homosexual que organiza orgías. Y puesto que la delegación sueca me apoyó en ese jurado por mi condición de escritor humanista, algunos informes de prensa llevaban un título rimado: ¿Humanista u onanista?”



"Las opiniones vertidas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de los redactores que las emiten y no representan necesariamente a Revista Cinosargo y su equipo editor", medio que actúa como espacio de expresión libre en el ámbito cultural.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada